jueves, 17 de enero de 2008

News - CarTorrent como solución “peer to peer” para los conductores

Simular el comportamiento de estos programas y aplicarlo dentro del sector automovilístico podría ser la clave para solucionar los graves problemas de tráfico que se producen a diario.


El nombre de BitTorrent se ha hecho mundialmente famoso por tratarse de uno de los programas pioneros que propiciaron el intercambio de información punto a punto, es decir, muy utilizado en las redes “peer-to-peer” para intercambiar contenidos a través de Internet. Ahora bien, si el equipo de desarrollo que está haciendo pruebas en vehículos consigue sacar adelante el proyecto, pronto estaríamos hablando de CarTorrent como otra solución pionera, pero en este caso, dentro del sector automovilístico.

El grupo de ingenieros de la Universidad de California (Los Ángeles), está trabajando en redes de comunicación inalámbrica que permitan a los vehículos entenderse entre ellos e intercambiar información, de forma que los conductores estén al corriente sobre los posibles peligros existentes a lo largo del recorrido o ruta que desempeñen. De forma adicional, los conductores podrían contar con servicios adicionales basados en contenidos de entretenimiento, o bien, herramientas de navegación o posicionamiento.

La idea surgió en el año 2004, comenta Mario Gerla, director del equipo que actualmente desarrolla el proyecto, quien comenta que “decidimos explotar las posibilidades que ofrecen las aplicaciones tipo BitTorrent y aplicarlo a los automóviles bajo el nombre de CarTorrent”.

Gerla y su equipo proponen conectar los automóviles uno a otro utilizando como plataforma las redes inalámbricas allá donde estén desplegadas, las cuales podrían ser una realidad para el año 2012 en las principales ciudades. De esta forma, y simulando el funcionamiento de los programas “peer-to-peer”, sería posible que la información recogida por un vehículo se propagase al resto de manera instantánea. La tecnología aplicada permitiría interconectar los coches que se encuentren en una área de entre 100 y 300 metros. La red permitiría a los conductores descargar información desde los puntos de acceso a Internet, durante la conducción, y compartirla con otros vehículos que se encuentren circulando.

Según Gerla, los beneficios serían numerosos. “La alta disponibilidad de información en cuanto a tráfico permitiría reducir los accidentes mediante alertas a los conductores, especialmente cuando se producen retenciones”. Bastaría con que algunos vehículos fuesen equipados con radares o cámaras de vídeo para recoger la información y transmitirla al resto.

Dichas redes utilizarían protocolos de radio estándares tales como DSRC (Digital Short Range Communication), combinados con tecnología Wireless LAN a 5,9 GHz (no WiFi a 2,4 GHz) para intercambiar la información recogida por los sensores. Además, estarían preparados también para manejar datos multimedia más complejos. Durante las pruebas han trabajado junto con la Asociación Profesional para el Avance Tecnológico, manejando estándares emergentes para las comunicaciones de coche a coche, como es el IEEE 802.11p. Las marcas del sector automovilístico más implicadas han sido Toyota y BMW, sin embargo, los costes y los estándares de la industria son los hándicaps más importantes a los que tienen que enfrentarse el grupo de ingenieros para que realmente el proyecto sea viable.

0 comentarios:

My Tweets

Protegelas.com